Restos arqueológicos y Muralla de can Xammar de Mataró - La Guía de Mataró

Español

Vaya al Contenido
Restos arqueológicos y Muralla de Can Xammar de Mataró
El conjunto arqueológico de Can Xammar fue descubierto en 1964 y la Comisaría Local de Excavaciones Arqueológicas, bajo la dirección de Mariano Ribas, llevó a cabo una campaña de excavaciones que trajo como resultado el descubrimiento de un monumental edificio pavimentado con mosaicos, muy posiblemente de cronología entre la época de los Antoninos y la dinastía Severa. El conjunto sufrió la casi total destrucción en 1968, en la remodelación del espacio y la falta de sentido común para la preservación de la cultura y del pasado de la población. Se arrancaron algunos mosaicos toda prisa y, el resto, se perdió para siempre. Fragmentos de mosaicos fueron a parar a los escombros. Las excavadoras arrasaron dos mil años de historia.

Posteriores estudios han determinado que aquellos restos correspondían a las termas públicas de Iluro construidas en época de Augusto, hacia finales del siglo I aC, y modificadas en el siglo II dC. El conjunto ocupaba menos tres manzanas, con varias salas pavimentadas y ornamentadas con esculturas. Se han encontrado restos de una de ellas, un busto y otras partes de cuerpo de la llamada Venus de Iluro, que ahora se conserva en el Museo de Mataró. A la izquierda de la diosa se representa el delfín que simboliza el origen marino de la misma.

Se trataría de un conjunto termal en un lugar elevado y con una excelente vista hacia el mar, con grandes salas espaciosas, piscinas y una exedra con "latrinae" apartada de las salas propiamente termales, como las termas de Via Terracina al sur de Italia. En el caso de Iluro, ocupan un lugar que técnicamente favorece los desagüe de aguas cerca de un arroyo y además están situadas cara mediodía, sin embargo las ventanas dejaban entrar la luz adecuado una vez traspasado el mediodía, momento de máxima afluencia de personas . Justamente en el arroyo, en 1814 se encontró la única lápida donde se menciona el topónimo de la ciudad. Una inscripción epigráfica dedicada a Marcus Lucius Optatus nos dice que este personaje fue AEDIL (IS) TARRACONE (edil = concejal Tarraco) II VIR ILURONE (dumvir = alcalde a Iluro) y IIII VIR quinquenal PRIMUS (quatorvir = 1 del 4 encargados de hacer el censo quinquenal por primera vez).

Hoy en el lugar sólo quedan una alcantarilla dentro del edificio del Colegio de Aparejadores y unos pocos muros de alguna de sus estancias en la plaza, donde el suelo se ha dibujado el perfil de algunas dependencias termales y de alguno de sus mosaicos reconstruida en base a restos hallados en excavaciones posteriores y en las fotografías de las primeras excavaciones.
COMO LLEGAR (Ubicación)
IMAGENES
Regreso al contenido